🌋 VOLCANES

🌋 Tipos de Volcanes Según Forma de Erupcion, Actividad, Durmientes & Activos

Los volcanes son estructuras geológicas por medio de las que el magma y los gases emergen a la superficie desde el interior del planeta. Cuando el magma surge, lo hace por medio de acontecimientos violentos conocidos como erupciones.

La duración, intensidad, frecuencia y más de estas erupciones puede presentarse de distintas formas. Bien puede ser una suave corriente de magma que descienda por las laderas del volcán, como una estruendosa explosión que cause temblores en los alrededores.

La acumulación de materia tras constantes explosiones puede tener como consecuencia que la forma del volcán se torne similar a la de un cono. Sin embargo, es posible que presenten formas distintas. En la sección más alta de los mismos pueden encontrarse los cráteres o las calderas, los puntos donde suele encontrarse la lava.

Es común que los volcanes aparezcan en los límites de las placas tectónicas terrestres. Sin embargo, ciertos lugares del planeta, conocidos como puntos calientes también pueden presenciar la aparición de volcanes sin que exista contacto entre placas tectónicas en el sitio. Al mismo tiempo, también pueden apreciarse volcanes submarinos en distintas partes del mundo.

Un dato curioso sobre los volcanes es que no son únicos de la tierra. Es posible encontrar volcanes en otros planetas y satélites. Algunos de ellos muy opuestos a los terrestres, ya que despiden materiales fríos en lugar de magma. En nuestro planeta, los volcanes se dividen en varios tipos según algunas características. Entre estos se encuentran:

Tipos de volcanes según su forma

Los volcanes adquieren su forma de acuerdo al tipo de erupción que emiten. Así, con el pasar de los años, los volcanes van adquiriendo su forma basándose en el tipo de lava que expulsen durante sus explosiones. Entre las principales formas que pueden tomar los volcanes se encuentran:

Volcanes de escudo

Los volcanes de escudo son aquellos que se caracterizan por tener grandes dimensiones y cráteres de un diámetro considerablemente grande. Usualmente tienen una forma cónica con pendiente suave, esto se debe a que se forman por erupciones basálticas fluidas frecuentes.

Esta clase de volcán recibe su nombre ya que la forma resulta similar a la parte superior de un escudo, con el área convexa apuntando hacia arriba. Es una forma de volcán común que puede apreciarse en distintos lugares del mundo.

Estrato volcanes

Los volcanes con una forma de cono y gran altura se conocen como estrato volcanes. Se componen de numerosos estratos que se alternan entre capas de piroclastos. Sus laderas suelen ser escarpadas, y presentan erupciones muy violentas y explosivas a un ritmo periódico.

Son fácilmente identificables por una forma cónica bien desarrollada formada por la constante repetición de sus erupciones. La mayor parte de los volcanes que pueden encontrarse en el mundo pertenecen a esta clase.

Volcanes de cono de escoria

Estos volcanes de escoria están formados por material piroclástico que suele producir erupciones explosivas moderadas. Tienen laderas empinadas, son pequeños y por lo general permanecen activos por poco tiempo..

Esta clase de volcán se encuentra formado mayormente por piroclastos. Se caracterizan por presentar laderas con una inclinación sumamente pronunciada. Al mismo tiempo, no alcanzan mucha altura y su actividad no es constante, por lo que pueden considerarse como conos pequeños.

Como indica su nombre, se encuentran formados mayormente por acumulaciones grandes ceniza y escoria volcánica. Esta formación volcánica es de igual forma muy común de ver en distintos puntos del planeta. Pocas veces llaman la atención, ya que sus erupciones no son muy fuertes ni muy llamativas.

Sus erupciones suelen contener magma con alta viscosidad, mientras que el gas que producen es liberado de forma intermitente hacia el exterior. Suelen emerger en las laderas de los volcanes de escudo o de los estrato-volcanes.

Calderas volcánicas

Gran parte de los volcanes que pueden encontrarse en nuestro planeta poseen un cráter con paredes notoriamente inclinadas en el interior de su cima. Cuando este tiene unas dimensiones que superan el kilómetro de diámetro se empieza a considerar como una caldera volcánica.

Su forma se presenta mayormente circular. Comúnmente se originan luego de una erupción masiva que provoca el hundimiento de la cámara magmática en el área. No obstante, también pueden surgir si un volcán incrementa mucho su altura en relación a su base.

Volcanes de domo de lava

Algunas veces llamados tapones, los volcanes del tipo domo de lava se tratan de un montículo con forma de círculo dentro del cual se genera una lava viscosa que sale a la superficie durante las erupciones de forma lenta. Su viscosidad no permite que salga disparada ni que se aleje demasiado de la chimenea antes de solidificarse.

Los domos de lava pueden medir varios metros de altura y crecer lentamente durante bastantes meses o incluso años. En sus laderas pueden encontrarse trozos de roca inestables. Como los gases y la lava van acumulándose lentamente en su interior, pueden pasar años antes de que el domo haga erupción.

Sin embargo, si un domo de lava colapsa, puede producir una sustancia conocida como flujo piroplástico, una de las formas de incidentes volcánicos más peligrosas que existe. Pudiendo causar incendios forestales, destrucción de estructuras creadas por el hombre y mucho más.

Volcanes fisurales

Se conoce como un volcán fisural a aquel que se caracteriza por poseer una hendidura de forma más o menos lineal expuesta en la corteza terrestre. La lava emerge a la superficie terrestre por medio de esta hendidura.

En muy raras ocasiones se puede apreciar actividad explosiva en estas grietas. No obstante, estas pueden tener una longitud de varios kilómetros, por lo que ocasionan grandes flujos de basalto, así como también enormes canales de lava.

Estas son las distintas clasificaciones de los volcanes por su forma. Como se puede apreciar, cada uno de ellos presenta características distintivas que hacen que su identificación resulte más sencilla. Asimismo, merece la pena recordar que la forma de cada volcán depende de la clase de lava que emita durante su actividad.

Tipos de volcanes según su erupción

Los volcanes pueden manifestar sus erupciones de diversas maneras basándose en varios factores. Entre estos merece la pena mencionar la temperatura del magma, la viscosidad de la lava, su composición, los elementos que se encuentren disueltos dentro de esta, entre otros.

Dependiendo de los distintos compuestos y condiciones que posea el magma, puede que se manifieste en la superficie a manera de una violenta explosión, o simplemente con un escaso y leve flujo de lava. En seguida podrás conocer mayores detalles con respecto a los distintos tipos de erupciones que presentan los volcanes.

Volcanes del tipo Hawaiano

Los volcanes de la clase hawaiana son aquellos cuya lava se muestra sumamente fluida luego de una erupción. No obstante, la misma no se encuentra acompañada de violentas explosiones o de emisiones de gases.

La lava simplemente se desborda por las orillas del cráter, llegando a formar importantes corrientes de lava a muchos kilómetros de distancia. La pendiente en esta clase de volcanes suele tener una inclinación bastante leve, por lo que la lava se desliza con relativa facilidad por la misma.

Algunos de los residuos de lava que se crean a partir de las erupciones crean hilos de apariencia cristalina que los nativos hawaianos consideran como cabellos de la diosa Pele, la más famosa de Hawai. Además, como puede deducirse gracias a su nombre, es posible encontrarlos en las islas de Hawái. El volcán más famoso de esta clase es el volcán Kilauea.

Volcanes del tipo Estramboliano

Los volcanes de clase estramboliano algunas veces también son conocidos como volcanes mixtos. Usualmente se denomina así a aquellos volcanes que alternan los materiales que pueden encontrarse en sus erupciones. Por lo que se crean formas cónicas estratificadas con mantos de lava líquida y materiales con más firmeza.

Además alternan erupciones de lava basáltica con períodos de poca actividad. Durante estos últimos, la lava que surge del cráter lo hace de una manera similar a la lava de los volcanes del tipo hawaiano, pero no recorre mucha distancia.

Su lava puede describirse como fluida. A la vez que hace erupción, emite abundancia de gases acompañados por explosiones violentas al mismo tiempo lanza desechos y escoria al aire, como pequeñas piedras o bombas. Puesto que los gases se liberan hacia la superficie con relativa sencillez, es poco común que se originen pulverizaciones.

Volcanes del tipo Vulcaniano  

Esta clase de volcanes recibe su designación a causa del volcán Vulcano. Se caracterizan por desprender abundantes cantidades de gases con lava de una fluidez un tanto reducida. El magma es consolidado de forma rápida.

Sus explosiones suelen ser fuertes e intensas y comúnmente vienen acompañadas por grandes nubes de gas, fragmentos de roca, arena, cenizas, ya que la lava se pulveriza y muchos otros materiales. La nube de desechos emitida por el volcán puede alcanzar varios cientos de altura durante las erupciones.

A pesar de que su lava se solidifica con bastante premura, los gases que se lanzan a la superficie destrozan y despedazan su superficie, haciendo que se vuelva muy irregular. Las laderas de los volcanes de la clase vulcaniana tienden a tener una inclinación muy fuerte.

Volcanes del tipo Vesubiano

La principal característica de los volcanes vesubianos son sus poderosas y violentas explosiones de magma. Esto se debe a que la presión de los gases en su interior es sumamente fuerte, por lo que inevitablemente, cuando esta se libera ocasiona que la lava salga despedida del cráter de una forma sumamente explosiva.

Adicionalmente, también es común que formen nubes muy ardientes que ocasionan importantes precipitaciones de ceniza y rocas una vez que se enfrían. Estas precipitaciones pueden llegar a ocasionar daños muy fuertes en las ciudades. Tal como sucedió con las ciudades de Herculano y Pompeya a causa de las erupciones del volcán Vesubio.

Es también muy común que se alternen entre erupciones de piroclasto y erupciones de coladas de lava, por lo que se crea una superposición de estratos. Gracias a esto, los volcanes del tipo vesubiano pueden tener dimensiones muy grandes. Algunos volcanes destacables que pertenecen a esta categoría son el Teide, el Fujiyama y el Popocatépetl.

Volcanes del tipo Freatomagmático

Los volcanes pertenecientes a esta categoría pueden encontrarse frecuentemente en aguas con relativamente poca profundidad (30 metros como máximo), las cuales se conocen como aguas someras. Se caracterizan por presentar erupciones con una violencia extrema.

El motivo de la aparición de estas explosiones tan impactantes es que la propia energía del volcán se ve combinada con el vapor de agua, el cual se expande al ser calentado súbitamente. Sin embargo, en la mayoría de los casos, sus erupciones no presentan emisiones de lava, ni fragmentos de roca.

Volcanes del tipo Peleano

Una de las mayores características de los volcanes del tipo peleano son sus erupciones de lava especialmente viscosa que se vuelve sólida muy rápidamente. De hecho, no es extraño que la lava cubra por completo o casi completamente el cráter del volcán. Así, se crea lo que se conoce como una aguja o pitón.

A causa de esto, la presión de los gases en el interior del volcán se incrementa, ya que no tienen por donde salir. Lo cual ocasiona una explosión de increíbles proporciones que no solo levanta el pitón, sino que en muchos casos destruye parte de la ladera del volcán.

Volcanes del tipo submarino

Como puede deducirse por su denominación, los volcanes submarinos son aquellos que se encuentran en las profundidades del océano. Así, en los fondos marinos pueden producirse erupciones volcánicas de corta duración a causa del equilibrio isostático de la lava que se enfría al tocar el agua.

Esta lava puede generar islas volcánicas si logra alcanzar la superficie del agua. Algunas islas bastante conocidas, como las Islas Canarias en España o las Cícladas, que se encuentran en Grecia, surgieron de esta manera.

De esta forma, es posible clasificar a los volcanes de acuerdo a su tipo de erupción. Como se puede apreciar, los volcanes pueden presentar sus erupciones de formas muy diversas, desde calmados y breves flujos de lava, hasta violentas y peligrosas explosiones. Estas, tienen lugar con mayor o menor frecuencia según el tipo de actividad del volcán.

Tipos de volcanes según su actividad

Tomando en cuenta la relativa frecuencia con la que los volcanes entran en erupción, se les puede clasificar en tres tipos de acuerdo a su actividad. En seguida podrás conocer más detalles con respecto a la categorización de los volcanes tomando en cuenta la frecuencia de su actividad.

Los volcanes activos

Se conoce como un volcán activo a aquel que pudiese presentar una erupción en cualquier momento. Gran parte de los volcanes entra en esta clase, ya que presentan actividad de forma ocasional aunque pasen la mayor parte del tiempo en fase de serenidad.

Su plazo de actividad eruptiva puede tener diversos tiempos de duración. Bien pudiendo durar una hora, como durar un año, como ocurre con el volcán de Pacaya y el volcán Irazú. Hasta la fecha, aún no se ha logrado establecer un método del todo eficiente para poder predecir de forma segura cuando tomará lugar una erupción volcánica.

Los volcanes inactivos o durmientes

Se considera que un volcán se encuentra en fase durmiente o de inactividad cuando no ha entrado en erupción desde hace siglos, pero sin embargo, continúa presentando algunas señales de actividad de vez en cuando. Entre estas se pueden mencionar: La presencia de aguas termales, la aparición de fumarolas, entre otros.

Entre los volcanes inactivos más llamativos del mundo se pueden mencionar: El monte Fuji de Japón, el monte Kilimanjaro en Tanzania y el volcán nevado de Toluca, ubicado en México. Si bien hace muchos años que estos volcanes no entran en erupción, podrían causar catástrofes importantes si llegase a ocurrir.

Los volcanes extintos

Los científicos consideran que un volcán se encuentra extinto cuando han pasado más de veinticinco mil años desde la última vez que entró en erupción. No obstante, el hecho de que la ciencia lo considere extinto no descarta por completo la posibilidad de que pueda despertar y producir una explosión mucho mayor que la se apreciaría en un volcán activo, ocasionando así tragedias.

En algunos casos también se considera que un volcán se encuentra extinto cuando es alejado de su fuente de lava, por lo que de a poco van perdiendo su capacidad de entrar en erupción. Merece la pena destacar que esto ocurre únicamente en los volcanes que se encuentran en un punto caliente, no en los que se ubican sobre la unión de placas tectónicas.

Tipos de volcanes para niños

Resulta muy importante que los niños puedan familiarizarse con los volcanes y sus distintas clasificaciones desde una temprana edad. Especialmente si se reside en las cercanías de uno. Afortunadamente, existen algunas maneras dinámicas en las que se les puede enseñar sobre las distintas clases de volcanes a los niños.

Dibujos para colorear

Una de las mejores formas en que los pequeños pueden conocer los distintos tipos de volcán es por medio de dibujos para colorear. Pueden imprimirse dibujos de los distintos tipos de volcán, principalmente por su forma y escribir los nombres correspondientes en la parte superior del dibujo.

De esta manera, se reparte un dibujo a cada niño, procurando no repetir mucho un mismo tipo de volcán entre ellos, para posteriormente pedirles que lo coloreen. Una vez que todos hayan terminado, se podrá pedir a cada niño que pase al frente y mencione la clase de volcán que le ha tocado y explique su dibujo.

Posteriormente, el docente podrá proceder a dar una explicación sencilla pero detallada sobre las principales características del tipo de volcán en cuestión. Esta actividad es muy dinámica y sencilla de realizar.

Maquetas de volcán

Las maquetas de volcán son uno de los métodos más populares y divertidos que se utilizan para que los niños puedan conocer los tipos de volcanes. Se debe asignar a cada niño una clase de volcán, intentando no repetir demasiado un mismo tipo de volcán.

Una vez cada alumno tenga un volcán asignado, se les pide que elaboren una maqueta en casa con la ayuda de sus padres utilizando materiales reciclables como: Una botella de plástico, papel periódico, pegamento de cola, una base de cartón o madera y una mezcla de bicarbonato y vinagre para recrear la erupción.

Adicionalmente, es aconsejable que los niños elaboren además un pequeño informe donde expliquen las principales características de su volcán para leerlo a sus compañeros. Así, los niños tendrán una experiencia muy divertida y dinámica creando y exponiendo su maqueta  a la vez que aprenden sobre las distintas clases de volcanes.

Conclusión y punto final sobre los tipos de volcanes

Los volcanes se encuentran presentes en distintos puntos del planeta y han sido parte de nuestra cultura y nuestras leyendas durante muchos siglos. Los mismos han causado mucha destrucción a lo largo de la historia, por lo que se les considera como un símbolo de poder, e incluso, en muchos casos, como una representación de la acción de los dioses.

En general, las estructuras de los volcanes son formadas por acumulaciones de material fraccionado y magma que circula en su parte interior. Siendo esta una especie de pasta generada a partir de roca fundida que se compone por líquidos, sólidos y volátiles que surge a temperatura de 700 y 1300 grados centígrados.

Al emerger a la superficie, el magma se convierte en lava, la cual al enfriarse da origen a la roca volcánica. Algunas erupciones volcánicas pueden despedir material a distancias de entre cuatro y doscientos kilómetros de altura.

Los volcanes se encuentran compuestos por cinco partes principales, conocidas como: Cámara magmática, donde se almacena la roca fundida, la chimenea, que es el conducto por el cual la lava alcanza la superficie, el cráter, que proyecta los materiales hacia el exterior y finalmente el cono volcánico, que se forma a partir de la acumulación de magma y residuos de las erupciones.

Los volcanes se pueden apreciar en todo el mundo, y muchas poblaciones se han asentado en sus bases, por lo cual, resulta muy importante aprender tanto sobre ellos como sea sobre ellos. Con esta información, ahora conoces muchos más detalles sobre los volcanes, su clasificación por forma y tipo de erupción, así como muchos otros datos interesantes.